February 12, 2009 admin 0Comment

(12 de septiembre de 1990)

 El día de hoy, la Universidad Autónoma de Nuevo León entrega al Gobernador Jorge Treviño la medalla “Alfonso Reyes”. También, concede doctorados Honoris Causa, en solemne ceremonia en el Aula Magna, llena de historia y de tradición.

La medalla tiene una efigie de Alfonso Reyes, y es una creación del famoso artista regiomontano Federico Cantú, nacido en Cadereyta Jiménez, quien dio gran prestigio a nuestro Estado y a nuestro país en el ámbito internacional, y representa la máxima presea que esa institución entrega.

Durante los últimos años, la universidad ha disfrutado de una paz que se inició con la transición en 1973, la estabilización en 1979 y una fase de tranquila creación en el transcurso del sexenio actual, que le ha permitido crecer menos en lo numérico y más en lo académico.

Actualmente, y eso lo decimos con conocimiento de causa, porque nos ha tocado estar dentro de ella y ahora podemos juzgarla desde la posición que ocupamos, la UANL es una institución estable, sin conflictos políticos internos serios, con un gremialismo que ha logrado establecer avances sociales sin utilizar el mazo político, como sucede en otras partes de la nación.

Tiene nuestra universidad un costo por alumno que es promedio nacional y ha incrementado sus ingresos propios. Cuenta con instituciones de excelencia, un hospital de gran calidad por sus recursos humanos y su tecnología, y es pionera en avances computacionales en educación media superior, gozando asimismo de un gran acervo literario e histórico ubicado en la Capilla Alfonsina, cuyo prestigio ya empieza a ser internacional.

El gobernador Jorge Treviño ha sido gestor de incrementos importantes en los recursos de la universidad, respetuoso, como universitario, de la autonomía y de la libertad académica, y ha logrado crear el ambiente favorable para que la institución no tropiece con la frivolidad política o con las influencias externas y pueda desarrollar sus actividades con la calidad que le reclama el medio estatal.

La labor de un gobernante que le va a dejar a Nuevo León un profundo acervo cultural, como son los museos, las bibliotecas y los parques, y una universidad tranquila, justifica plenamente el afecto simbólico que la medalla “Alfonso Reyes” recoge de todos los universitarios de la entidad.

Enhorabuena…