October 9, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

Hay cosas que se manejan en forma íntima

La política es el arte-ciencia de servir y para hacerlo tenemos un sistema, que se ha sofisticado en la democracia, que no ha cumplido sus objetivos, pero que permite que el pueblo elija para gobernarlo, a quien considere conveniente. Esta democracia abierta se acompaña de otra clandestina, que es inmoral.

Esto tiene que ver con noticias que han aparecido en las redes sociales sobre alianzas clandestinas para que el candidato del PAN, PRD, etcétera, se asocie con otro que no es del PRI, pero que representa al PRI, para evitar que llegue quien hace muchos años fue del PRI y que ahora tiene la mayoría popular y no hay mucho que cuestionarle en términos de corrupción.

Dicen las redes sociales que Anaya se asocia con Meade para quitarle votos a López Obrador y evitar que llegue al poder; pero otros dicen que es al revés: que Meade es el que pide la asociación con Anaya. En todo esto se incluye al Presidente de la República.

Este tipo de información de las redes sociales deforma la política y altera la democracia. Además es un insulto a los ciudadanos el pensar que si un partido dice “vota por éste”, se obedece ciegamente, pues ya se superó la idea de que el PRI es el partido mayoritario; que el PAN es un partido social cristiano y representa a las minorías y el PRD a la izquierda.

Por lo anterior sugiero que ya no utilicemos redes sociales para confundir; que cada quien vote por quien quiera y que si alguien se aventó como candidato, que se sostenga, pues la política no es crear enemigos. Es administrar la vida pública y eso es lo que la gente quiere: una sana administración que no los haga más pobres.

Descartes: Pienso, luego existo… Las interpretaciones clandestinas son erróneas y confunden.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/la-politica-clandestina

Leave a Reply