October 9, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

Es nuestro recurso natural más bello

La semana pasada se celebró la despedida de Federico Sada como presidente del Patronato Pro Conservación del Parque Ecológico Chipinque, pues él y otro grupo de empresarios han mantenido durante 27 años con limpieza, pulcritud y eficiencia, una de las más bellas áreas naturales que Dios nos dio, el Parque Ecológico Chipinque, que oxigena y le da utilidad real a esa área protegida de la naturaleza.

Al evento asistieron muchas personalidades de Nuevo León e internacionales, que han colaborado con la conservación de este paseo natural que utilizan muchos habitantes de esta antes bella ciudad, ahora convertida en centro urbano contaminado, violento, con congestión vial, desarrollo urbano mal planeado y contaminación patológica, que está enfermando a nuestros hijos.

Lo que escribo parece alarmista, pero no lo es, pues la realidad se observa con claridad cuando uno sube a Chipinque y ve dos áreas: la de abajo, con una capa densa de contaminantes, dos millones de automóviles, edificios planeados a diestra y siniestra, negocios, ambiciones y enfermedades de todo tipo por la contaminación; mientras que cuando uno ve hacia arriba puede todavía recordar que hay un firmamento azul, una belleza visual y una esperanza de vida sana para nuestros hijos.

Espero que los nuevos gobiernos comprendan que el desarrollo ambiental y la protección de las áreas verdes, así como la lucha anticontaminación, no son teorías, sino prácticas para preservar la salud física y mental de los habitantes de esta ciudad. Por lo anterior, yo agradezco a Federico Sada y a Liliana Melo de Sada por este gran esfuerzo que han hecho en favor de la cultura ecológica y de la cultura artística. Ambos son ciudadanos ejemplares.

Descartes: Pienso, luego existo… Felicidades a Federico y a Liliana. Hay que seguir su ejemplo.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/federico-sada-y-el-parque-chipinque

Leave a Reply