December 4, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

Hay muchas suspicacias sobre su asesinato.

Con motivo de cumplirse, el día de hoy, 25 años del asesinato de Luis Donaldo Colosio, candidato del PRI a la Presidencia de la República, en la colonia Lomas Taurinas, de Tijuana, Baja California, por todo el país se hacen remembranzas del caso, que es un verdadero magnicidio, y se discute sobre si Mario Aburto Martínez es el verdadero homicida o hubo un complot orquestado desde el poder público.

Durante su conferencia de prensa del día de ayer, López Obrador recibió una carta de los padres de Aburto, donde le piden que se reabra el caso y se les facilite su regreso al país, pues viven en los Estados Unidos, a lo que AMLO, después de lamentar el asesinato, recordó que cenó con Colosio dos días antes de que lo asesinaran y pidió que la investigación continúe hasta llegar a la verdad. Ojalá así sea, pues el crimen fue verdaderamente de Estado y no de una circunstancia, como se nos ha querido hacer creer.

Yo conocí a Luis Donaldo y era un hombre bueno, muy sensible, muy tierno y su esposa murió prematuramente por un cáncer de páncreas, y su hijo está ahora activo en la política. Su nombre todavía tiene vigencia en la transformación social del país, porque él quería precisamente que no hubiera injusticias en México, y sus hijos, a quienes yo conozco, están heredando una duda circunstancial que no es justa, por lo que se requiere que haya la aclaración correspondiente.

¿Quién mató a Colosio? No creo que haya sido el presidente Carlos Salinas, porque lo apreciaba mucho, pero alguien detrás de él, que quería que el poder se siguiera controlando, desde lo que AMLO llama liberalismo, no estaba contento con los discursos del candidato y alguien por supuesto lo mandó matar y necesitamos, para depurar nuestra historia, saber por qué sucedió.

Todo lo anterior obliga a explicaciones, a abrir el expediente y a conocer quién mató a Colosio. Yo no creo que haya sido la circunstancia. Creo que fue alguien malévolo que quería apoderarse del poder 18 años y Colosio, con sus acciones y discursos, insistía en la justicia social. Merecemos que la historia diga la verdad.

Descartes: Pienso, luego existo… Si AMLO quiere ser ejemplo de transparencia, la historia de la muerte de Colosio debe abrirse totalmente.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/la-historia-de-colosio

Leave a Reply