November 26, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

El nombre no importa: solo los resultados

Recientemente múltiples instituciones del estado de Nuevo León, incluyendo al gobierno, apoyaron la iniciativa para crear una Guardia Nacional, aunque sabemos que eso no es lo ideal, porque el ejército tiene funciones específicas y tradicionalmente, por su formación, no es muy respetuoso de los derechos humanos.

El apoyo a la Guardia Nacional me recuerda a un viejo maestro que decía que la política es arte, porque había que convencer, comunicar y también coordinar. Pero también es ciencia, porque hay que usar los avances científicos y tecnológicos para producir lo que verdaderamente quiere la gente en la actualidad: resultados, sobre todo en los temas de la violencia, inseguridad e impunidad que nos aqueja.

Recientemente una bella jovencita murió en el Estado de México en forma vil y cruel, y eso no es tolerable. Por eso, que venga la súper Guardia Nacional, pero que no se les olvide el respeto a los derechos humanos y como no está preparada para esa función policiaca, tampoco se debe olvidar de las leyes, pues hay que proteger y no sacrificar la fórmula básica de las instituciones.

Descartes: Pienso, luego existo… Que venga lo que sea, pero que se termine con la violencia.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/de-acuerdo-con-la-guardia-nacional