February 23, 2024

Un chip para delitos del fuero común

Ahorro y rehabilitación

Luis Eugenio Todd

Muy probablemente la mayor parte de los juristas que se dedican al derecho penal estarán en desacuerdo conmigo, porque las leyes naturales están hechas en función de la novela clásica de Dostoievski que se llama “Crimen y castigo”; sin embargo, los resultados de los castigos sujetos a represión carcelaria, sobre todo en nuestro país, no muestran ningún grado de rehabilitación y al contrario, fomentan la violencia y la criminalidad en el interior de los penales.

Algunos países, como los escandinavos, han dado una mayor libertad de movilidad a sus presos, sobre todo aquellos de delitos del orden común, no incluyendo por supuesto los del crimen organizado, narcoviolencia o patologías de orden incurable, que generan criminalidad sangrienta y explosiva. Los resultados de la liberación parcial han sido muy buenos y la rehabilitación ha sido extremadamente benéfica para la sociedad.

En nuestro país no tenemos suficientes datos, pero sabemos que la prisión carcelaria aumenta el índice de criminalidad de los que egresan de los reclusorios y eso, en términos científicos, señala que no hay resultados positivos que la justifiquen.

Por todo lo anterior yo he pensado, y pido perdón a los expertos, que quizá sería prudente iniciar una serie de experiencias colocándole a los reos comunes un chip subcutáneo y monitorizándolos a través del sistema de informática y de control a tiempo real, que existe en la actualidad, para saber en dónde están, controlarlos y obligarlos a regresar a dormir y por supuesto el sistema estará preparado para averiguar cuando los presos se liberen del chip subcutáneo y entonces automáticamente serán acusados e incrementados en la duración de su prisión. Esto hará que lo piensen dos veces y que prefieran mantener su chip, conseguir trabajo, ver a sus familias y estar en paz .

¿Que pasaría si esta situación hipotética se lograra implementar? Lo que sucedería sería que la rehabilitación tendría índices muy favorables y habría un ahorro en el mantenimiento de los penales, dedicándose estos a los crímenes de alto nivel que requieren estar bajo reclusión, por razones de su criminalidad probada o de su asociación al crimen organizado .

Ojalá en la Facultades de Derecho se estudiaran opciones distintas y se llevara a cabo algún estudio piloto de investigación para medir el ahorro y la rehabilitación de los presos .