December 2, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

Y no estamos haciendo nada nuevo.

Ahora resulta que esta semana fue la peor, según las mediciones oficiales de la contaminación atmosférica ambiental, que es un problema, reitero, de salud pública. En lugar de tomar medidas, se reúnen comités, se llevan a cabo vigilancias de carácter epidemiológico y todo eso está muy bien por parte del gobierno, pero no vemos ningún resultado en el área correspondiente al Ejecutivo estatal, en el tema de la contaminación.

Lo que vemos es un cierto grado de apatía y de conformismo, que producen una actitud de tolerancia y de acostumbramiento a las emisiones de gases de los automóviles, fábricas, etcétera, que no debe ser parte de nuestra filosofía social, sobre todo en el área metropolitana de Monterrey.

Lo anterior es frustrante y alguien tiene que poner el orden. Le toca al gobernador hacerlo, y si no cumplen sus colaboradores, que busque otros, y además que reúna un comité de expertos y tome medidas radicales, aunque sea el “ahora no circula”. En fin, debemos cambiar el rumbo de esa aceptación tácita a una realidad que está enfermando a nuestros hijos y a nuestros viejos, sobre todo.

Descartes: Pienso, luego existo… La contaminación nos perjudica a todos. Ya debemos resolverla.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/sigue-el-aire-sucio

Leave a Reply