December 2, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

Me refiero a López Portillo

Recientemente leí la declaración de mi amigo Jorge Arrambide, hombre honesto que ha participado en la presencia empresarial, equilibrante del poder absoluto, desde hace muchos años. Lo conocí desde la época de mi buen amigo y compadre Alberto Santos, que fue un gran empresario que lamentablemente hemos olvidado.

En aquella época, en contra de los consejos de Jorge, Eugenio Clariond dijo, cuando supo de la nacionalización de la banca, que al presidente se le había botado la canica y eso fue en aquella época un verdadero insulto, porque a los presidentes no se les tocaba ni con el pétalo de una rosa, pero implicaba un gran valor civil de una verdad absoluta, porque después de la nacionalización, el país entró en una tremenda crisis.

Valga esta anécdota para señalar que veo cosas muy raras en AMLO, como quitarle los apoyos a las estancias familiares o que por votación se decida una cosa totalmente técnica, como la termoeléctrica de Morelos. Espero que todo tenga alguna razón, porque no quiero volver a escuchar a Eugenio, que todavía está vivo y activo, decir que a alguien se le bota la canica.

Descartes: Pienso, luego existo… La oposición es indispensable para evitar que se nos bote la canica.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/al-presidente-se-le-boto-la-canica

Leave a Reply