February 16, 2011 admin 0Comment

21 de Diciembre de 2010

Los prohombres políticos de 2011 son Humberto Moreira y Gustavo Madero. El primero es un profesor con una genética impregnada de inteligencia por su bisabuelo, el famoso profesor Moreira del Ateneo Fuentes de Saltillo. El segundo es pariente lejano y muy parecido, desde el punto de vista facial, de don Francisco I. Madero, el hombre bueno que inició la Revolución Mexicana y que como era de familia muy espiritual, tenía una actitud fariseica.

Moreira trabajó en la Subsecretaría de Educación Superior cuando yo estaba en esa posición en la Ciudad de México y lo conocí como un joven entusiasta, activo y con muchas ganas de aprender las tinieblas del laberinto burocrático que la política federal representa.

Posteriormente, Humberto fue secretario de Educación y me pidió que le consiguiera un asesor internacional que vino a Saltillo y a quien él escuchó con atención y así aprendió rápidamente las fórmulas modernas de la educación mundial, por esa razón, fue un buen secretario; después un excelente alcalde y ahora un gobernador distinto a todos los demás, porque con franqueza frontal ha defendido la soberanía de su entidad.

A Gustavo Madero no tengo el honor de conocerlo más que ocasionalmente, y creo que es un hombre de carácter conciliador que logró imponerse a la dictadura política partidista que encauza el presidente Calderón y en el cual ganó las elecciones, quizá con el recuerdo nostálgico que le inspira Francisco I. Madero.

Este personaje, como muchos panistas, tiene también una actitud de fariseo que cree que sólo él detenta la verdad y que los demás seres estamos llenos de pecados y defectos, lo cual es cierto. Esta fórmula humana me preocupa, porque es la misma que el PAN ha practicado durante 10 años y ha sumido al país en más pobreza, más ignorancia, más violencia y corrupción, menos prestigio internacional y lo más terrible es que no lo reconocen, por lo que viven en un mundo mágico inexistente.

Los líderes antes señalados, van a encabezar movimientos distintos del PRI y del PAN para alcanzar el poder y yo espero que gane el partido que mayor impregnación tenga con nuestra identidad cultural y nuestro proceso histórico de una revolución todavía incompleta. También tengo la esperanza de que, cuando llegue la época de las decisiones, recuerden la frase de Vicente Guerrero, que dice: “La patria es primero”.

luisetodd@hotmail.com