October 9, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

Solo son mentiras de los candidatos

Los candidatos a la Presidencia visitaron la frontera y cada uno de ellos, a su estilo, ha propuesto algunas modificaciones legales, estructurales y orgánicas para cambiar el trato que reciben los migrantes y su relación con los EU.

Por supuesto que la gente ve con buenos ojos que se preocupen por ellos, pero la verdad es que es una falacia, porque todo el aparato jurídico, laboral y administrativo que lo puede modificar, depende de los EU, que solo cambian su leyes y administración de acuerdo a sus intereses, como las llamadas leyes para braceros, y ahora han hecho más rígido el ingreso a EU, y por tanto, al trabajo en ese país.

Tanto Anaya, que prometió tres leyes, como López Obrador, Meade y Jaime, que han ofrecido que los migrantes tendrán una buena representación, probablemente actúan de buena fe, tratando de inspirar deseo de cambio en el mal trato que se les da a nuestros migrantes en EU, y en la relación que existe entre los dos países, que depende, como dice cualquier conocedor, de que en México exista trabajo y por lo tanto menos pobreza. Así habrá menos migrantes, porque nadie tiene deseos de cambiar de lugar, a menos que sea estrictamente indispensable. Igual sucede en los países centroamericanos, cuyos grupos humanos se mueven de acuerdo a sus necesidades financieras.

La realidad es que en México tenemos un 46% de pobres y en otros países de nuestro continente están peor que nosotros. Ese es el verdadero problema. Así que, por favor, ya no les mientan a los migrantes, ni les den esperanza que van a intervenir para cumplir su deseo de tener trabajo, porque eso no es cierto; todo depende de las condiciones laborales de los Estados Unidos. No den falsas esperanzas, es injusto.

DESCARTES: Pienso, luego existo… Lo malo de las esperanzas es que generan muchas decepciones.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/leyes-para-migrantes

Leave a Reply