October 9, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

Puros descuentos, nada de ideas

Vi con atención el debate del domingo y observé a los cuatro candidatos. Algunos de ellos como Anaya, se le ve mucha petulancia, a El Bronco algunas buenas ideas, pero no organizadas, a Meade muy autosuficiente y a López Obrador con paciencia forzada o natural, pero todos se caracterizaron, exceptuando El Bronco, por agredirse y nadie llamó a la concordia.

En un país desecho por una economía dependiente, con serios problemas políticos de poder, con una enorme dosis de violencia, inseguridad y corrupción, lo único que se justifica es la propuesta de soluciones y no de agresiones, que fue lo que caracterizó ese debate. No creo que ese tipo de confrontaciones vaya a influenciar el ánimo en los electores y menos en su orientación original. En cuanto a las encuestas, solo reflejan las condiciones presentes, como una fotografía, pero muchas personas las consideran como una verdad hacia el futuro, sin considerar su cambio permanente.

Como viejo observador del tema yo quisiera exhortar a los candidatos, si es que me leen, a que calmen sus ánimos de guerra y hagan propuestas y no insultos; que concilien intereses, que se sienten en una mesa cuadrada a meditar qué es lo mejor para nuestro país y qué es lo que debemos hacer para mejorar nuestro bienestar social.

Hay tiempos para la guerra y hay tiempos para la paz, como decía el gran escritor ruso León Tostoi y por lo regular un buen arreglo es mejor que un mal pleito, por lo que al margen de la votación que está muy incierta, hay que reiterar nuestro sentido de patria y pensar en el beneficio común.

DESCARTES: Pienso, luego existo… En tiempos de crisis hay que pensar en los demás

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/sobre-el-debate

Leave a Reply