April 8, 2020 Rodrigo Soto 0Comment

El Homo Sapiens surgió hace 315 mil años

Nos referimos a que nuestro Presidente, experto en la evolución antropológica y la filogenia, dijo que el primer ser humano apareció hace 10 mil millones de años, que México se fundó hace más de 10 mil años y que en esa época ya había universidades e imprenta. Por supuesto que estoy seguro que eso fue un lapsus linguae, que todos podemos tener, pero para contradecirlo en algo, porque nadie le dice que no, consulté con un buen amigo que sabe de eso y nos informó la verdad científica, que señala:

El Homo erectus vivió hace aproximadamente dos millones de años y desapareció, y los primeros vestigios del Homo sapiens vienen de hace 315 mil años, aunque las huellas de su creatividad se registran en la Mesopotamia, donde se dice que estuvo “el paraíso”, y son de aproximadamente cuatro mil años antes de Cristo, cuando ahí aparece la primera civilización del mundo: la de los sumerios. Y en México, nuestros primeros pobladores se dice fueron los olmecas, que llegaron a Veracruz y a la tierra del Presidente, mil 200 años antes de Cristo y no conocían la rueda, y menos había universidades.

Los aztecas son posteriores, en dos etapas, y la primera universidad no es la del México de la época moderna, sino la de Bolonia, Italia, del año 1088, y en América Latina la Universidad Santo Tomás de Aquino, en Santo Domingo, y la de San Marcos, en Perú, disputan el reconocimiento histórico de ser las primeras.

Todas estas digresiones solo tienen un objetivo, que no es mostrar los conocimientos científicos, sino dar un ejemplo de cómo un Presidente, que es la máxima autoridad del país, puede equivocarse y requiere personas a su alrededor, que con base en el método hegeliano, lo contradigan y lo asesoren adecuadamente, no teniendo miedo a decirle la verdad, cosa que no sucede en la actualidad, pues todo lo que él dice nos hace regresar a la época cuando el Presidente preguntaba la hora y el subalterno le decía: “la que usted quiera, señor Presidente”, produciendo esto una síntesis antidemocrática y refugiando la política de nuestro Presidente actual a la del PRI del siglo XX, por lo que todavía estamos esperando, con entusiasmo, que cumpla con la Cuarta Transformación histórica de nuestro país.

DESCARTES: Pienso, luego existo…El poder enferma y el mucho poder enferma sin remedio.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/amlo-presidente-antropologo

Leave a Reply