September 11, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

El país perdió solemnidad

Recientemente el gobernador Corral, de Chihuahua, hizo una caravana para reclamar 900 millones de pesos. Él ganó porque le van a dar su dinero, pero perdió porque tiene que entregar al testigo de cargo.

Ganó el PAN porque mostró la debilidad del gobierno federal ante una manifestación, lo que es ejemplo para que otros gobernadores puedan hacer lo mismo; pero el mismo partido perdió porque demostró que es interesado económicamente, ya que según señala Aguilar Camín en su artículo de antier, el gobierno había dado de más a Chihuahua, en comparación con otros gobiernos.

Perdió el Presidente, porque la solemnidad del ejercicio del poder no se puede rendir ante una manifestación pública, porque invita a que se repita. Pero ganó, porque las acusaciones que Corral está haciendo al gobernador anterior, están en manos de un testigo de cargo, el que ahora estará en poder de la estructura central.

El PRI perdió porque el secretario de Hacienda anterior es su candidato actual, pero ganó porque evitó que se pusiera a discusión una aparente triangulación de recursos que hizo una persona dependiente del gobernador anterior.

En fin, de lo único que puedo estar seguro es que perdió el país porque demostró internacionalmente que se equivoca y en lugar de haber arreglado el tema desde el principio, se esperó hasta la presión política masificada y entonces la solemnidad de la figura presidencial, que siempre debe respetarse, se debilita.

DESCARTES: Pienso, luego existo… La verdad es que nadie ganó todo ni nadie perdió todo, pero el país sí se lastimó, ya que como nación se perdió lo que es más importante: la CONFIANZA.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/el-caso-chihuahua-quien-gano-o-perdio

Leave a Reply