December 8, 2008 admin 0Comment

La obra que está revisando el lector es, a decir del maestro Raúl Rangel Frías –autor del prólogo- “un libro polémico, muy personal o quizá personalísimo, por tratarse de unas memorias, teñidas de sentido apologético en cuanto se refiere a la proyección y autovaloración subyacentes del autor de la obra; pero también es una crónica amena y en algunos casos da lecciones ideológicas y sobre todo políticas”.

El doctor Todd narra aquí sus vivencias como rector de la UANL entre 1973 y 1979, y recuerda que: “Pasamos por una Universidad en crisis durante esa época, pues la guerra intestina y la disidencia irracional había sacudido las estructuras mismas de nuestra institución. Nos tocó reactivar lo que nunca estuvo muerto y también ordenar algo de lo que caóticamente había sido deshilachado por la servidumbre humana. Para hacerlo decidimos utilizar lo mejor de nosotros, que fue la negociación, la conciliación y la racionalización, que son hijas del intelecto, evitando de este modo la radicalización y la violencia, así como el pensamiento unitario, pues consideramos que éstos son vástagos del primitivismo”.

Y resume el autor: “Se lograron la paz, la estabilidad, la alegría deportiva y el respeto a la pluralidad, habiéndose consolidado una estructura administrativa que funcionó adecuadamente para su circunstancia, pero sin la rigidez que a veces estorba la creatividad”.