December 2, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

Por favor no exageren

México es un gran país con una enorme identidad cultural, como lo reconocieron todos los embajadores de la Unesco que conocí, y es el líder natural de América Latina. Así fuimos respetados durante mucho tiempo; además, a fines del siglo XX éramos la décima potencia del mundo, en términos económicos y nuestra historia ha sido ejemplo para muchas naciones del orbe.

Nuestro pasado indígena nos habla de una civilización integral, inteligente, que sabía vivir y respetaba a sus símbolos y en esta época nuestro país es también conocido por su lucha independiente y revolucionaria, y por los grandes próceres que nos pusieron el ejemplo, como Hidalgo, Morelos y Madero. Igualmente nuestro país sobresale en el arte, tanto en el muralismo de Diego Rivera y Siqueiros, como en el arte reciente de Cuevas y Soriano; y qué no decir de la literatura, donde tenemos premios Nobel como Octavio Paz y autores prestigiados en todo el mundo, como Carlos Fuentes, con lo que somos también los autores del boom latinoamericano en materia literaria. Es decir, somos un gran país.

Aunque también tenemos problemas como la pobreza y la educación, tenemos riquezas naturales que nos hacen ser destino turístico y además orgullo nacional en términos de la geografía y de lo que producimos para el mercado internacional.

Asimismo tenemos una fuerte simbología indígena, de la que Yalitza Aparicio es una buena representante, pues ejemplifica a través de su actuación en la película Roma, todas nuestras tradiciones.

La película Roma, que yo vi dos veces para evitar opinar sin saber, es una buena película; el director, extraordinario y la actriz, con una excelente actuación que merece ser premiada. Alfonso Cuarón, como muchos directores mexicanos que se formaron en la UNAM y que han triunfado, merece nuestro apoyo y nuestro afecto.

Yo pienso que la película es muy buena, sobre todo al final y las actuaciones también, por lo que merece los premios para los que ha sido nominada, pero no debemos exagerar y olvidarnos de lo importante, que es respetarnos a nosotros mismos y nuestra cultura, y no individualizar ese respeto en una sola persona.

Descartes: Pienso, luego existo…Roma es una gran película y Yalitza una digna representante de la mexicanidad.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/yalitza-simbolo-de-la-mexicanidad