September 13, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

Museos y banquetas anchas

Mi amigo Mauricio Fernández ha puesto el dedo en la llaga de lo que es la sociedad actual, en un municipio considerado el de más alto ingreso per cápita del país, en donde yo vivo hace muchos años: San Pedro Garza García.

Mauricio ya se va y ha propuesto a su Cabildo que el 30% del presupuesto de obra pública se dedique a museos y también a obras que beneficien al peatón, no solo al automóvil. Esto genera una contradicción con los intereses mercantiles, que han hecho de San Pedro un lugar inhabitable, por un desarrollo urbano explosivo, sin planeación adecuada, y por un sistema vial totalmente congestionado, en donde es difícil conducir un automóvil; además del intento permanente de desforestar ese otrora bello municipio del área metropolitana.

Existiendo recursos, como los hay en San Pedro, y tantas obras de infraestructura y edificios enormes, bancos, financieras y un sinnúmero de construcciones dedicadas al comercio, se requiere una inyección de espíritu y Mauricio quiere darla.

Él tiene un museo y lo quiere donar, así como poner al servicio del público otras obras de arte de su familia, por lo que tiene que construir los espacios adecuados, pues los que existen en el municipio son pequeños, o son remodelaciones que ya no son atractivos para el desarrollo cultural.

San Pedro debe darle la bienvenida a la cultura y la identidad, que representa el arte y también al bienestar de sus habitantes y proteger al peatón, impedir obras que sacrifiquen a los vecinos y forestar el municipio, porque aunque la sierra es muy bella, en la parte de abajo está seco y frío. Ojalá se actúe en consecuencia.

Descartes: Pienso, luego existo… Mientras más museos y cultura, más espíritu y no solo materia.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/san-pedro-requiere-espiritu-no-solo-materia