September 17, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

¿Cómo dijo?

Decía Octavio Paz, nuestro laureado Premio Nobel de Literatura, y lo enuncia también la Biblia, que la palabra es el verbo y como dijo el poeta, tanto la entonación de la voz, como el uso del lenguaje, son las “huellas digitales” que le dan presencia única y personalidad indivisible a la comunicación de los seres humanos.

Por eso el lenguaje es muy importante, pues a través de él expresamos la razón y la emoción, y debe usarse con propiedad y recordar siempre que la lengua española es muy rica y expresiva, y recoge, en el marco de la cultura, nuestra identidad y nuestra historia.

Valga esta introducción para señalar que Ricardo Espinosa fue un personaje representativo del uso adecuado del lenguaje y además un enamorado de la lengua española con la que, a través de la comunicación, quería, en forma didáctica, “mover las almas” de la gente y en particular de los jóvenes, para que se expresaran adecuadamente; y en su programa “¿Cómo dijo?” y en muchos libros que escribió, ondear ese estandarte de hablar y escribir con propiedad.

Él se fue al horizonte de lo infinito, pero deja un ejemplo que ojalá los jóvenes de hoy, los de las redes sociales y del uso abreviado de las ideas, lo recuerden y practiquen sus enseñanzas, porque en la actualidad el lenguaje y la letra están siendo destrozadas y esto ha producido un laberinto de comunicación que hace muy difícil el contacto entre generaciones, pues los muchachos ahora con el “pos´ qué onda” y otras galimatías que practican, terminan con las fórmulas elementales de contacto social, lo que frecuentemente conduce a la agresión, la burla y la crítica, olvidando la fina ironía de expresarse con belleza y así incitar, en el mundo de la dialéctica hegeliana, los mecanismos de intercomunicación basados en la plástica generosa que Ricardo ejemplificó en sus escritos y en sus palabras.

Lo vamos a extrañar y ojalá que la organización Milenio, de la que formó parte, produzca un símbolo imborrable de recuerdo a la figura de este prohombre que perdimos recientemente y que estoy seguro está en el olimpo de los dioses, comunicándose con el gran Señor que, reitero, dijo “la palabra es el Verbo”.

DESCARTES: Pienso, luego existo… Ricardo se fue pero se quedó su obra. Ojalá la juventud lo recuerde.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/ricardo-espinosa-ejemplo-para-la-juventud

Leave a Reply