November 15, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

La buena fe no debe combinarse con ignorancia

Señor presidente AMLO: Con todo respeto, qué necesidad tenía usted de cancelar el aeropuerto internacional y echarse encima toda la economía global. Lo único que debía haber hecho era estar seguro que no había transas financieras u ofrecérselo a la iniciativa privada. Qué necesidad tenía usted de pedirle a su testaferro Monreal que se peleara con los bancos, olvidándose de que el 90% de los bancos son extranjeros y que en Wall Street le pueden tumbar la bolsa y devaluar la moneda. Lo que tenía que haber hecho era negociar que se redujeran las comisiones.

Qué necesidad tenía señor Presidente de pelearse con la Suprema Corte, cuando éste es un poder diferente al suyo y todo lo que tenía que haber hecho era hablar en secreto con ellos para que se redujeran los salarios, lo que seguramente habrían aceptado y no confrontar poderes constitucionales.

Qué necesidad tenía señor Presidente de enviar una propuesta constitucional muy mal hecha, de parte de su secretario Moctezuma, para una nueva reforma educativa y desaparecer al INEE, cuando todo lo que tenía que haber hecho era aclarar que no iba a haber represión contra el magisterio, que se le iba a dar una formación continua importante, pero que la evaluación existe, como en todas partes del mundo.

Señor Presidente, también, por favor, ¿por qué se le olvidó respetar la autonomía de las universidades? Ese es un tema candente y debe aclarar, sencillamente, que usted va a fortalecer la educación básica y también la superior, dándole muchos más recursos a las universidades y descentralizando sus acciones, en lugar de enviar una fantástica idea de crear 100 nuevas instituciones.

Señor Presidente, yo creo que usted actúa de buena fe y como mexicano le pido que no se pelee con todos, al mismo tiempo y que lea El arte de la guerra, de Sun Tzu, para que vea que hay que escoger los terrenos y el momento para hacer las cosas. Y por favor, señor Presidente: pídale a sus colaboradores que le den buenos consejos, porque está rodeado de hombres a los que usted criticó, que a todo lo que dice el Presidente le dicen que sí, hasta ¿qué horas son?: las que usted diga, señor Presidente.

Descartes: Pienso, luego existo… Por favor alguien hágale llegar estas súplicas de quien cree en su buena fe y en la necesidad de la Cuarta Transformación.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/pero-que-necesidad-senor-presidente