September 13, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

Lo único que no cambia es el cambio mismo

Hace muchos años Arnold Toynbee, historiador muy prestigiado, acuñó el término de aceleración histórica para señalar que muchas veces en la historia del mundo hay momentos en que ésta se acelera y las cosas se hacen a mayor velocidad. Estamos en esa época y hay que adaptarnos a ella.

Como lo señalé hace algunas semanas para la Constitución federal, yo, igual que el gobernador y el Congreso del Estado, creo que es buen momento para hacer una nueva Carta Magna estatal, que modifique capítulos de la ley que ya están obsoletos y se adapte a la nueva época de la cibernética, redes sociales, transculturización y globalización, que están haciendo despertar a un nuevo mundo, al que hay que adaptar la normativa, pues el derecho es una ciencia basada en la razón, para el bien común.

Como sucedió con las leyes penales federales, que alteraron el tema del presunto culpable para hacerlo presunto inocente, y como se está discutiendo la nueva ley de seguridad, así como el hecho de los delitos cibernéticos, son temas fundamentales que justifican la iniciativa del gobernador Manuel González para iniciar este proceso y, como muchas veces, Nuevo León será pionero en la república.

Por supuesto que veo, por el tiempo, las limitaciones de la iniciativa y también porque estamos en un proceso electoral complejo, en donde se han perdido los idearios y hay una lucha fratricida por el poder. Y eso puede estorbar, pero una vez que se siembra la semilla que se adapte a la aceleración histórica del momento, podrá crecer un árbol que dé frutos positivos para nuestra comunidad.

DESCARTES: Pienso, luego existo… En biología el cambio es la vida y en la sociedad también.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/nueva-constitucion-local