December 4, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

Es solo una lucha de poderes.

Frecuentemente se utiliza la palabra reforma educativa en términos que no son los propios, porque si fuera correcta la expresión, se referiría a cambios académicos, a estructura curricular, a nuevas técnicas de aprendizaje, a enseñanza a distancia y a muchas otras cosas que son lo que verdaderamente es una reforma.

Yo siempre he dicho, y reitero ahora, que la reforma educativa no es más que enseñarles a leer, escribir y pensar. También a contar y así pensar lógicamente; por supuesto saber leer inglés y también utilizar la informática en su beneficio y no solo para jugar. Todo lo anterior, en un marco ético de comportamiento, con un énfasis cultural y con mucho interés en el deporte, que es por naturaleza educativo.

Esa es la verdadera reforma educativa, que no sé si se estará discutiendo o no, porque no la veo en ninguna parte. Lo que se está viendo es una lucha de poderes entre la CNTE y el gobierno, con un apoyo indirecto de López Obrador al CNTE, por compromisos previos y con un desconocimiento absoluto por parte del Congreso sobre lo que verdaderamente es una reforma y lo que hay que conservar del pasado, y lo que hay que cambiar del presente.

Es decir, no ver la reforma solamente como un mecanismo de ingreso de los maestros, sino también verla como un mecanismo, primero, de formación magisterial; luego de evaluación permanente y no desaparecer el Instituto Nacional Para la Evaluación de la Educación, pues sería un absurdo, y después selección adecuada, de acuerdo al conocimiento del maestro, a su aptitud, para los grupos que se seleccionen y siempre orientado a la educación personalizada, es decir, no reprobar prematuramente, porque la velocidad de aprendizaje es distinta y tampoco pensar que todos deben saber lo mismo, porque todos somos diferentes y la obligación del maestro es encontrarle a cada quien para qué es útil.

Yo pienso que ya basta de llamarle reforma a lo que es una lucha política de poder, que espero no la pierda López Obrador, porque ya es una vergüenza lo que está pasando en México con lo más importante de cualquier transformación, que es la transformación del espíritu, que está en el alma que la educación representa.

Descartes: Pienso, luego existo… Ya no llamen reforma a lo que es una política del poder.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/no-le-llamen-reforma-educativa

Leave a Reply