November 14, 2018 Rodrigo Soto 0Comment

Brillante intelectual y amigo

Luis E. Todd

En este mismo diario,  en fecha reciente, Héctor Aguilar Camín publicó  un artículo basado en un escrito de Jorge Castañeda, que apareció en el New York Times con el título  “Las nubes negras de 2018”. Esta brillante síntesis me permite un comentario.

Él se refiere a la nube de la Reforma Fiscal de Estados Unidos, que nos va a quitar capacidad de atracción a la inversión extranjera y nos obligará, según yo, a abrirnos a otros mercados mundiales. También tiene temor a que la actitud esquizoide de Trump,  que así la han calificad psiquiatras norteamericanos,  permita la terminación del TLC y las ventajas que el mismo ha tenido para México y también para Estados Unidos y Canadá. Eso generaría otra nube oscura.

Para terminar, según dice Castañeda, y Aguilar Camín lo reitera, la posibilidad de que López Obrador gane las elecciones es otra nube negra y en eso último yo no coincido plenamente, porque para mí hay igual riesgo si se perpetúa el PRI, que ya no es el PRI social, o un PAN que ha destruido la ideología de Gómez Morín y que le ha dado la batuta a un joven inteligente, pero con el pecado visible de la soberbia en sus actitudes.

Por supuesto que habrá candidatos independientes, que también representan un riesgo, porque no forman parte de la seriedad de las instituciones que han sobrevivido en nuestro país y en general, yo presumo que habrá una nube gris, con un poco de Sol del nosotros social, independientemente de quién gane las elecciones.

Descartes: Pienso, luego existo…No son algunas personas las que deben cambiar; somos todos, los que debemos participar.

 

Leave a Reply