November 22, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

Una atenta observación a AMLO

Yo creo que el presidente AMLO tiene buenas intenciones, porque su carácter iluminado, como lo señaló Porfirio Muñoz Ledo, representa un deseo emocional de servir a la nación, con síntomas de mesianismo, enfermedad común en los líderes políticos populares.

Por eso le reconozco a AMLO su derecho a la equivocación y también creo que si bien es un amante de la historia de México, es lego en temas económicos y de historia mundial reciente, basada en la globalización y en la comunicación a tiempo real. Por eso le sugiero, respetuosamente, que tenga cuidado con un asunto que se está infiltrando en diversas áreas del gobierno y en el Congreso, en donde Morena tiene mayoría en diputados y senadores, y también por supuesto en el instinto popular, al no comprender la importancia de la separación de poderes en el arte de gobernar.

En la historia de la civilización contemporánea y desde la época de Maquiavelo, que creó el concepto de república, la separación de poderes es fundamental, pues la anarquía que predicaba Tolstoi si bien es atractiva, pues propone que no haya gobierno y que cada quien haga lo correcto, nunca ha tenido prevalencia, pues como dice Tomás Moro en la Utopía, esto lo determinan los caracteres humanos naturales.

Para evitar el ejercicio monárquico del poder, en Inglaterra se inició el parlamentarismo, poco eficiente, pero fue la base para que Voltaire, Montesquieu, Rousseau y quienes planearon la Revolución Francesa insistieran en la necesidad de tener un gobierno con un ejecutivo, un parlamento o congreso y un poder judicial; todos ellos coordinados, pero trabajando en forma autónoma, para evitar que la enfermedad del poder nos regrese a los tiempos de las monarquías.

Al margen de estos comentarios, la gente cercana a AMLO y él mismo cuestionan al poder judicial por un tema financiero, que bien puede justificarse por la necesidad de tener ese poder trabajando en forma justa y honesta, para lo que es necesaria la estabilidad jurídica y financiera. Esto es la antítesis de la crítica sobre los altos salarios del poder judicial.

Parece, entonces, que AMLO y quienes presiden las cámaras de Diputados y Senadores olvidan la separación de poderes y están generando lo que podría llamarse un golpe de Estado, si se ve desde el punto de vista jurídico, como los estudiosos de este tema lo han descrito.

Descartes: Pienso, luego existo… La separación de poderes es fundamental para evitar la enfermedad del poder ejecutivo.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/la-separacion-de-poderes