November 25, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

Así no los podrán robar

El ejemplo anterior se refiere al tratamiento que está teniendo el serio problema del huachicoleo, o sea, el robo de combustible, lo que está generando carestía, cosa que yo nunca había vivido, pues al contrario, en México siempre estábamos orgullosos de ser productores importantes de petróleo y si no podíamos procesarlo, importábamos la gasolina.

Ahora resulta que los ladrones, que forman parte de una nueva organización criminal que se roba el combustible, que pertenece al pueblo, están recibiendo cierta protección, pues al cerrar los ductos, ya no podrán hacerlo y se podrán robar las pipas. Además, este tema ha producido muchos problemas, pues transportar por ductos es 20 veces más barato que transportar por pipas, y también se les ha olvidado que el transporte ferroviario existe. En fin, simplemente se cerraron los oleoductos para combatir a los huachicoleros, en lugar de encerrar a los criminales.

Esto es semejante a si cerráramos los bancos y las tiendas para evitar que los roben, cuando lo que tenemos que hacer es un verdadero mecanismo de seguridad y evitar riesgos de nuestro patrimonio, que en este caso es el petróleo.

Descartes: Pienso, luego existo… No se puede terminar un problema creando otro. Para eso hay alternativas.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/hay-que-cerrar-los-bancos