December 2, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

No se puede todo con promesas

La época actual se caracteriza por el deseo de transformación, porque el sistema liberal no ha resuelto los problemas y aunque hay mucho menos pobres que antes, como lo diceThe Economist, la gente está ardiente, efervescente, por encontrar un nuevo rumbo que le dé paz y tranquilidad familiar; pero no es solo con los deseos como se resuelven los problemas.

Ahora en México, López Obrador está haciendo su Cuarta Transformación y según las encuestas lo apoya la mayoría, pero está haciendo muchas impertinencias de carácter administrativo y tecnológico, y ni modo, tenemos que aguantar y ver qué resulta de todo esto. Pero si la ciencia se aleja de la política, se aleja de los resultados.

Por otra parte, el Brexit ya es todo un fracaso, y a pesar de la tormenta política que viven, la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, está empezando a reconocer que se equivocaron, por lo que la Unión Europea tiene que conservar su hegemonía y su tranquilidad para que la globalización se idealice y se convierta en lo que quiso Jacques Delors. Sin embargo, hay que esperar.

En otras partes del mundo, como en Francia, están luchando por no contaminar el ambiente, y correctamente suben los precios de la gasolina y el diésel, además de generar una revolución verde que tiene una verdadera razón social, aunque no administrativa. Y en otras partes, como en Venezuela, el incremento de la pobreza ha demostrado que la dictadura no funciona y que los programas sociales se topan con la realidad de la economía de los mercados y del control financiero de los bancos internacionales. Por eso Maduro debe renunciar y dejar a su pobre país volver a ser lo que era: una buena república de progreso.

Aquí en México, ojalá alguien convenza a AMLO de que la transformación en el siglo XXI tiene que ser congruente con los procesos financieros y económicos, olvidándose de tantas ocurrencias, en las que él cree, estoy seguro, porque es un hombre de buena fe. Debe, entonces, cambiar su forma de ser, de actuar y asesorase adecuadamente.

Descartes: Pienso, luego existo… El cambio en todo el mundo viene, pero con razonamientos y ciencia, no con sueños.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/es-epoca-de-renovar-y-administrar