September 11, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

Pero con el poder, barrer para afuera

Los absurdos increíbles que cometen los candidatos a la Presidencia, de invitar a participar con ellos a ciertos personajes, a sabiendas de que tienen serios problemas de nepotismo, como el caso del ex gobernador de Puebla, Moreno Valle y del gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, o ilegalidades pendientes de resolver, como el caso del líder de los mineros, Napoleón Gómez, el de Josefina Vázquez Mota y otros, me hizo recordar la siguiente anécdota, que comparto con mis lectores.

Hace años, cuando el ex presidente Ernesto Zedillo, en aquel entonces jefe de la campaña de Luis Donaldo Colosio, me recibió en su oficina, porque era un viejo conocido mío, le pregunté que por qué estaban incluyendo tanta gente con antecedentes raros en la campaña de Luis Donaldo.

Él me contestó: “Luis, en las campañas hay que barrer las oficinas para adentro, pero ya en el poder puede uno empezar a barrer para afuera”. Con esta cínica expresión justificó todos los actos a que yo había hecho mención. La misma tesis parece imperar ahora, pues a los candidatos lo que les importa es el poder, no realmente el beneficio social del país; y con esas ansias enfermizas, porque el poder es una enfermedad que no tiene anticuerpos, nos están obligando a cruzar todas las barrera éticas e ideológicas y combinar el agua con el aceite, como el caso del PRD y el PAN.

Pero bueno, quizá esa sea la tónica imperante en todo el mundo, en esta nueva sociedad de la comunicación, de la información y de la economía del conocimiento, que nos trae más problemas culturales y sociales que beneficios.

DESCARTES: Pienso, luego existo… Se acabó el honor y el respeto a las ideologías.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/en-las-campanas-hay-que-barrer-para-adentro

Leave a Reply