September 18, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

El Bronco debe leer la constitución y actuar en consecuencia

El suscrito no es experto en derecho constitucional, pero tengo sentido común, fui diputado, leí muy bien la Constitución, comentada por Emilio Rabasa y también conozco y entiendo la famosa carta de los derechos del hombre, que se firmó posterior a la Revolución Francesa y que abrió un parteaguas histórico al mundo de la democracia.

En todos esos documentos la premisa fundamental es que todos los ciudadanos somos iguales ante la ley y que no puede haber ciudadanos de primera y otros de segunda, pues todos tenemos los mismos derechos y las mismas obligaciones. Esta es una afirmación, como dirían los juristas, sine qua non, y no puede alterarse por ningún instituto o administración de determinado país sin violar los aspectos fundamentales y conceptuales que hicieron nacer la democracia.

Ahora resulta que el INE, que es muy caro, que tiene una actitud soberbia y que ha violentado desde hace mucho principios elementales, y a la misma Carta Magna, negó el registro por encontrar, dicen ellos, firmas apócrifas de dos candidatos independientes a la Presidencia. Pero además estos personajes, que según la Constitución tienen derecho a aspirar al puesto, tuvieron obstáculos y barreras muy diferentes a los ciudadanos de los partidos políticos, que también tienen derecho a ser Presidentes de la República, pero que ante la ley son iguales que los independientes.

Al margen de cualquier interés en la votación, el ciudadano se debe preguntar si un instituto, que fue formado con la participación de los partidos, puede sobrepasar postulados básicos del sistema democrático mundial, que emergió con la caída de las monarquías y la Revolución Francesa y con la elaboración de la carta fundamental de los derechos del hombre.

Estos postulados fueron reiterados por la Organización de las Naciones Unidas, que nació precisamente para hacer realidad las teorías básicas que nacieron en la época de la ilustración con Voltaire, Montesquieu, Rousseau y todos los grandes filósofos y sociólogos que modelaron el sistema democrático. Ojalá que los juristas expertos, que no tengan interés partidista, opinen y hagan entrar en razón a un personaje como Lorenzo Córdova, que tiene más poder, según cree él, que el Presidente, que el Congreso de la Unión y que las leyes que nos dieron patria.

DESCARTES: Pienso, luego existo… Todos nacemos iguales ante Dios y ante la ley. Nadie puede ser de primera o de segunda igualdad. Eso sería un sofisma.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/el-ine-y-los-derechos-del-hombre

Leave a Reply