November 25, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

Me refiero a las redes sociales anónimas

Tal parece que los seres humanos tenemos la tendencia a aprovechar las cosas buenas para hacer las malas y así como un huevo es una excelente fuente de proteínas y de grasas básicas, también cuando se rompe prematuramente se pierde su biología natural y apesta en forma insoportable.

Todo esto viene a colación en que en las redes sociales hay ya 50 millones de seguidores de un huevo, que así nada más solo y sin mensaje parece atraer la atención de todos los amantes de esta nueva tecnología de las redes sociales, que está siendo desvirtuada por la inmoralidad que es respuesta contradictoria natural del anonimato que el ser humano aprovecha para saciar sus más viles instintos a través de insultos, mentiras, provocaciones.

El hecho de que el huevo solo, sin mensaje, haya sido sujeto a muchos likes, como le llaman los milenials, implica que a la sociedad actual le importa un comino el mensaje conceptual y que solo le interesa el medio.

Espero que alguien ponga la figura de un líder religioso o que como Cristo predicó el amor, tenga 100 millones de likes y no el famoso huevo que se ha convertido en un símbolo de estupidez.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/el-huevo-podrido