December 4, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

Aun los emperadores

Ahora resulta que en un juego de beisbol, la gente abucheó a AMLO y pensó que le estaban quitando el apoyo, lo cual no es cierto, porque al margen de errores y aciertos, el abucheo es una respuesta normal del pueblo en contra de su superior.

Yo he estado mucho tiempo en el mundo de los deportes y recuerdo que se abucheó a Martínez Domínguez, a pesar de que fue un buen gobernador, y también a Pedro Zorrilla.

El residente está mostrando lo que ya es normal en el fenómeno psicosocial, que una vez que alguien tiene el poder, considera que todas sus decisiones son positivas y según los filósofos modernos, la política está cambiando a un ritmo acelerado, en contra del imperialismo y la hegemonía. Y así como sucedió en la Revolución Francesa, la gente ya no quiere reyes, lo que quiere son funcionarios que le resuelvan los problemas.

El mismo fenómeno del abucheo se da en muchas partes del mundo, pero AMLO está tomando decisiones extrañas, pues en lugar de preocuparse por la energía solar, está terco en las refinerías y eso es más preocupante que el abucheo.

Descartes: Pienso, luego existo… Abuchear es una forma de disconformidad, pero olvidarse de las nuevas fuentes de energía es una verdadera tontería.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/del-abucheo-no-se-escapa-nadie

Leave a Reply