September 11, 2019 Rodrigo Soto 0Comment

Merece mucho más

Cristina Díaz es una política de Nuevo León con características muy especiales de creatividad, lealtad, claridad en las formas y muy estricta en los fondos, que ha servido al PRI y al país de manera muy eficiente en los puestos que ha ocupado.

Ella ha sido alcaldesa de Guadalupe, a donde ahora desea regresar, porque el PRI así lo decidió, pero sus antecedentes son de carácter nacional y ha desempeñado puestos muy importantes como diputada, senadora, secretaria general del partido y en todos ha demostrado su calidad humana y sus iniciativas, muchas de ellas a favor de Nuevo León, han sido exitosas y han probado que la política no solo se mide por amistades, sino por resultados, que es la consecuencia de la capacidad y el esfuerzo.

Yo no dudo que la posición de presidente municipal es muy importante, porque es la base del sistema político mexicano, pero Cristina ya la había desempeñado con éxito y ahora el partido le ofrece regresar a su lugar de origen y eso no está mal, pero Cristina merece más.

Esta actitud del PRI ha debilitado las estructuras del partido, al que le debemos muchas cosas buenas, pero también muchas injusticias, amiguismos y compadrazgos que han deteriorado su imagen y propiciado una situación inestable.

Estos conflictos internos desaniman a los militantes; y como ha sucedido muchas veces, cuando el premiado candidato se convierte en gobernante, los miembros tradicionales del PRI voltean la cara y se pierde el ánimo revolucionario, valioso, que debe tener ese instituto político.

DESCARTES: Pienso, luego existo… Bienvenida Cristina a su lugar de origen, pero el PRI tiene una deuda permanente con una mujer que ha demostrado no solo el género, sino su capacidad.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/cristina-diaz-una-gran-dama