April 8, 2020 Rodrigo Soto 0Comment

Dos grandes olvidos

Leí con atención las diferentes propuestas que va a recibir el Congreso del Estado para una nueva Ley de Movilidad y encontré que la única que ve con atención a las personas, es la de los académicos; pero todas, incluyendo la anterior, no incorpora lo siguiente:

La contaminación ambiental debe considerarse como muy importante, en cuanto a la movilidad se refiere, pues lo que se mueve contamina y esta ciudad es, en la actualidad, horriblemente insalubre.

El segundo prietito en el arroz es que no se define con claridad que el vehículo debe estar al servicio del peatón y que este último debe tener alta prioridad sobre cualquier construcción y en cualquier transformación de la vialidad, recordando que las banquetas deben tener jerarquía sobre las calles, que solo permiten el tráfico vehicular y que la forestación es parte importante de protección a la persona, que en última instancia es la reina de cualquier cambio jurídico, pues ella es la que significa el alto valor del humanismo metropolitano.

Descartes: Pienso, luego existo… Qué bueno que se discuta; qué malo que se olvide lo importante que es la persona y la salud ambiental.

https://www.milenio.com/opinion/luis-eugenio-todd/ciencia-politica/al-fin-una-ley-para-la-movilidad

Leave a Reply